Home
 Contenido
 Consultas
 Cursos
 Prensa
 Eventos
 Links
 Contacto



 

     Según Allendy los dientes son las armas de ataque más primigenias y la expresión de actividad; según la antropología los dientes y las garras de la fiera vencida eran común a todos los primitivos como adorno personal como símbolo de coraje de fuerza de valor de poder.

     Aquí vemos un maxilar de un australopitecus y otro actual. Vemos el menor peso de la mandibula y tamaño. El proceso masticatorio de animales crudos exigía mandíbulas más poderosas. Hoy el cráneo es más desarrollado mucho más alto con más lugar para el cerebro, la cara se ha retraido y la frente no sobresale sobre los ojos.

 Con los dientes cortamos trituramos y realizamos junto con los músculos de la cara, la cabeza y la ATM el acto de la masticación. También practicamos otras conductas orales como sonreir, lamer, chupar, respirar a través de la boca, hablar, tragar y fundamentalmente mantener la boca abierta o en posición de descanzo.

     Apretar y frotar los dientes es una actividad normal cuando una persona come, pero a veces esa misma actividad se produce en situaciones en las que no resulta funcional.

A esta situación le damos el nombre de bruxismo y esto puede producirse cuando el individuo se encuentra dormido o despierto y en ambos casos no suele ser conciente de ese comportamiento.

     Cuando estos episodios se producen en forma intensa y prolongada llevan a alteraciones físicas y psicológicas.

  • Daños en la corona de un diente
  • Hipersensibilidad pulpar
  • Movilidad dentaria
  • Pérdida de piezas dentales
  • Hipertrofia de músculos masticatorios
  • Hipertonicidad muscular
  • Dolores de cuello, espalda
  • Migrañas
  • Alteraciones de ATM

     No voy abordar el tema odontológico propiamente dicho (interferencias oclusales, ajustes, placas de descanso) que si debemos realizar porque estamos en la urgencia y debemos aliviar para evitar el deterioro mayor y como medida preventiva.

     Pero bien sabemos que con esto no abordamos el problema en la totalidad.

     No se ha podido establecer de forma clara su etiología:

Factores biológicos:

  • Sistémicos
  • Mecánicos
  • Neurológicos

Factores psicológicos:

  • Problemas de personalidad
  • Agresión reprimida
  • Tensión emocional

     El bruxismo puede ser concecuencia de una predisposición genética y puede ser también una conducta adquirida para reducir la ansiedad y el estrés. Todo síntoma tiene un componente psíquico y se manifiesta a través del cuerpo.

     No se puede trazar una línea clara entre lo psíquico y lo somático.

     Si analizamos el problema desde el punto de vista psicológico podemos hablar de emociones expresadas en la boca:

  • Placer
  • Dolor
  • Agresión reprimida
  • Pérdida

     El historiador Edward Gibbon afirma: "Las más lamentables manifestaciones de agresividad tienen las mismas raices que las partes más valiosas y esenciales del esfuerzo humano ya que sin el aspecto agresivo de su naturaleza, el hombre desde sus primeros tiempos no habrá alcanzado jamás su dominio presente o siquiera sobrevivido como especie, si no hubiera poseido una amplia capacidad de agresión".

     Es paradójico que ese aspecto que ha ayudado a progresar al hombre a luchar contra las hostilidades de su entorno, también le ha servido para destruirle.

¿Hasta qué punto el hombre ha dominado su naturaleza salvaje?

     Los ruidos urbanos, los embotellamientos en las horas picos, los problemas de trabajo, económicos todas estas circunstancias van elevando conciente o inconciente nuestra tensión emocional, nuestra agresividad hasta que llega el momento de la descarga.

     Existe un resorte psicologico que si se estimula produce sentimiendos de enojo, ira, agresividad en definitiva y esto va acompañado de alucinaciones físicas de nuestro organismo, ritmo cardíaco, presión arterial, ritmo respiratorio, sudoración y una disminución de la percepción sensorial al punto de inhibiciones ante el dolor.

     Sabemos que el hipotálamo zona que está en la base del cerebro es la que se ocupa de originar los sentimientos de ira y de enojo de la cual parten los impulsos nerviosos que causan los cambios físicos en nuestro organismo. Pero la respuesta agresiva no es un acto reflejo que cesa automáticamente cuando desaparece la amenaza que la ha provocado.

     La amplia gama de cambios fisiológicos se prolonga lo suficiente como para mantener al cuerpo en situación de lucha. Las sustancias químicas que intervienen son la adrenalina y nor adrenalina, que provienen de las suprarrenales.

Adrenalina ---------> Miedo y ansiedad pasiva.

Nor Adrenalina ----> Acción agresiva activa.

Según el psiquiatra Anthon y Storn.

 Si pretendemos controlar la agresividad es importante determinar si existe en los animales o en los seres humanos una acumulación interna de tensión agresiva que necesita descargarse periódicamente o bien si la respuesta agresiva es simplemente un potencial que no hay que emplear necesariamente.

 

     Si la primera suposición es verdadera lo que se necesita para controlar la agresión es disponer de válvulas de escape apropiadas. Si es correcto lo segundo es necesario evitar los estímulos que puedan suscitar la respuesta agresiva.

     Los investigadores estudiosos no se ponen de acuerdo con el tema de agresividad en cuanto a considerarla como innata o adquirida.

     El etólogo Peter Maler la considera innata automática que se dispara fácilmente. El investigador Konnad Lorenz en su libro "La supuesta agresividad" compara la agresividad como un motor generador: nuestra mente maniene vivo el instinto de agresión en su interior sin necesidad de influencia externa y siempre instándonos a descargarlo.

     Otra postura defendida por John Dollar que el comportamiento agresivo viene determinado por sentimientos de frustración producto de la falta de vivencias agradables a lo largo de nuestra vida.

En busca del remedio constitucional.

Repertorización.

Materia médica más frecuente

Ars; Bell; Lyc; Phytolaca; Mg.

En niños: China; Calc Carb.



Home | Contenido | Consultas  | Cursos | Prensa | Eventos | Links | Contacto

Dra. Mónica A. Jurio Copyright © 2001 OdontoHomeo Site. Reservados todos los derechos.
Revisado: Marzo de 2006 by SC Sistemas
- Webmaster: Pablo A. Cerbino email: pcerbino@sinectis.com.ar -